La hipertermia es una condición que comúnmente se conoce como “golpe de calor” y se produce cuando la temperatura corporal de un ser vivo aumenta excesivamente por encima de su temperatura máxima normal. Cada especie y raza tiene una temperatura mínima y máxima en la que su cuerpo funciona con normalidad, los humanos por ejemplo pueden tolerar una temperatura corporal de hasta 39ºC, pero si la temperatura asciende a más de eso puede llegar a ser mortal.

En el caso de los perros, esta temperatura no debe superar los 39ºC, pero un golpe de calor puede elevar su temperatura hasta más de los 42ºC. Los gatos por su parte tienen una temperatura corporal normal de entre 38ºC y 39ºC, y los hámsteres entre 30ºC y 38ºC.

¿Por qué se produce la hipertermia?

Si bien explicamos que la hipertermia se trata de un descontrol de la temperatura corporal es importante tener en cuenta también que muchos animales regulan su temperatura de forma distinta a los humanos. Los perros y los gatos, por ejemplo, no poseen glándulas sudoríparas en su piel como nosotros, sino que las tienen únicamente en las almohadillas de sus patas, y estas pueden ser a veces insuficientes. A su vez, los perros se refrescan también mediante la salivación, por lo cual esto se convierte también en un síntoma de hipertermia en ellos.

¿Cómo reconocer un golpe de calor en mi mascota?

A medida que tu mascota comienza a sufrir hipertermia aparecen una serie de síntomas que pueden alertarte:

  • Mucosas y encías de color azulado (debido a la falta de oxígeno por el golpe de calor): el golpe de calor produce una carencia de oxígeno en la sangre, lo que se traduce como un color azulado en el cuerpo del paciente.
  • Debilidad muscular y falta de equilibrio al andar: debido a la falta de oxígeno tu mascota también se sentirá débil, con poco ánimo y sin ganas de moverse. A su vez es posible que, al intentar realizar algún esfuerzo físico, notes que se tambalee y le cueste mantenerse en pie.
  • Salivación excesiva: en los perros se trata de uno de los síntomas más comunes y de los primeros en aparecer acompañado de jadeos constantes y respiración acelerada e irregular, ya que este es otro método de termorregulación que utilizan estos peludos para descender su temperatura corporal.
  • Ritmo cardíaco elevado
  • Temblores
  • Vómitos y diarrea
  • Deshidratación
  • Desmayos

¿Cómo proteger de un golpe de calor a mi mascota?

Los golpes de calor pueden ser sumamente peligrosos, y si no se reconocen y tratan rápidamente pueden llegar a causar el fallecimiento de tu mascota. Por lo tanto, es imprescindible que si notas algunos de estos síntomas en tu compañero lo lleves rápidamente hasta el veterinario más cercano para que pueda tratarlo.

Sin embargo, en ciertos casos es posible que necesites aplicar medidas para auxiliarlo rápidamente antes de llegar hasta su veterinario. En estas situaciones deberás intentar disminuir su temperatura corporal, pero es muy importante que no lo hagas de forma repentina o abrupta o podrías empeorar su estado de salud. Para disminuir su temperatura correctamente puedes realizar los siguientes procedimientos:

  1. Aléjalo del sol y ponlo en un sitio fresco y a la sombra, preferiblemente con aire acondicionado.
  2. Refréscalo con paños húmedos en agua fría, pero sin empaparla ni mojarlo repentinamente. Colócalos en su cabeza, sus patas y en sus axilas.
  3. Dale agua fría para beber, pero controla que no la beba demasiado rápido sino periódicamente para que pueda ir regulando su temperatura y rehidratarse.
  4. Si sabes tomar su temperatura y tienes el termómetro para ello, contrólala para saber si esta disminuye.
  5. Finalmente, aunque veas en mejor estado a tu mascota dirígete al veterinario con ella y explícale detalladamente lo que sucedió y como procediste para que pueda verificar su estado de salud.

¿Cómo prevenir un golpe de calor o hipertermia?

Si bien ya te explicamos las técnicas para auxiliar a tu mascota lo mejor siempre es prevenir esta situación, por lo que aquí te dejamos unos consejos para evitar:

  • Evita que se exponga a lugares de temperatura elevada como habitaciones calurosas y coches cerrados.
  • Que siempre tenga disponible agua para hidratarse.
  • Evita realizar paseos con tu perro en horas donde haga más calor.

Ante un golpe de calor en tu mascota acércate rápidamente con ella a Hospital de día Veterinario Tarso

La salud de tu pequeño es muy importante para nosotros, por lo que ante un golpe de calor o cualquier otra emergencia que sufras con él, puedes acudir a nuestro Hospital de día Veterinario Tarso en Roquetas de Mar

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.