La otitis es el nombre con el cual se denomina a la inflamación producida en el oído, y lamentablemente esta afección afecta tanto a humanos como a nuestros animales de compañía y puede resultar sumamente dolorosa, llegando incluso a provocarle sordera. Para evitar esta consecuencia es necesario reconocer sus síntomas y causas para realizar un tratamiento lo antes posible.

¿Cuáles son las causas de otitis en los perros?

La otitis puede producirse, así como de diferentes maneras, por distintos motivos como la acumulación excesiva de cerumen o abundancia de pelo en el canal auditivo. A su vez una higienización mal realizada también puede comenzar una otitis si se utilizan objetos (como bastoncillos de algodón) de forma inadecuada, o si ingresa algún objeto extraño al oído y se aloja en él.

También puede estar provocada por la presencia de ácaros o por una reacción alérgica, así como por trastornos hormonales, tumores en el oído o un aumento en la producción de queratina. Finalmente, existen factores que predisponen a tu canino a sufrir esta afección como su raza (los perros de orejas grandes y caídas, o con abundante pelo en ellas, son más propensos a padecerlo) o el ambiente en que generalmente se encuentra (los ambientes húmedos aumentan la posibilidad de desarrollar otitis en los caninos).

¿Cómo saber si mi perro tiene otitis?

Para determinar certeramente que tu perro tiene otitis es necesario un examen veterinario de su canal auditivo. Sin embargo, existen síntomas que puedes percibir en tu hogar y que pueden ayudar al profesional a encontrar rápidamente la causa del malestar de tu perro.

Síntomas de la otitis canina

Si bien la otitis puede dividirse en tres tipos, los síntomas que pueden alertarte de esta dolencia en tu perro son los mismos. Entre estos, los más notables son:

  • Inflamación y enrojecimiento del canal auditivo: si la inflamación se presenta en el oído externo es posible que puedas notarla a simple vista.
  • Sacudidas de cabeza constantes: en un intento de alivio, tu perro puede sacudir constantemente su cabeza hacia el lado de la oreja que le molesta.
  • Secreciones del canal auditivo y mal olor: debido a la infección es posible que observes secreciones amarillentas o verduzcas provenientes del canal auditivo, las cuales pueden o no tener mal olor.
  • Dolor en la zona de la oreja al tacto, al comer o al ladrar: es posible que lo notes si se queja al realizar una de estas acciones, o si pierde el apetito.
  • Heridas, cicatrices o parches carentes de pelo en la oreja: estas son producidas por tu perro al rascarse fuertemente la zona afectada en busca de alivio.
  • Pérdida del equilibrio: debido a que el oído es parte importante del equilibrio de los mamíferos, una afección en él puede traer como consecuencia pérdida del equilibrio.
  • Pérdida o disminución de la audición: si la inflamación se expande puede producir obstaculización del canal auditivo o deformación de una de las partes del mismo.

Una vez que hayas llevado a tu perro al veterinario, este examinará el interior del oído de tu canino y buscará identificar si posee infección o no. En caso de tener deberá determinar qué bacterias son las causantes mediante un hisopado y tal vez un cultivo para luego indicarte el tratamiento a seguir.

¿Cuál es el tratamiento para la otitis en perros?

El tratamiento para la otitis de tu perro será indicado por el profesional veterinario acorde al cuadro que presente. Sin embargo, parte del procedimiento habitual en estos casos consiste en la limpieza del canal auditivo con un diluyente de cerumen con el objetivo de reducir la cantidad de cera que se encuentre en él junto con una parte de las bacterias u hongos que haya.

Posteriormente es posible que el veterinario le recete unas gotas que deberás administrarle periódicamente en tu hogar para continuar limpiando el canal auditivo de la causa de la infección. Sin embargo, estas gotas solo deberás administrárselas en este caso específico y no si tu cachorro vuelve a presentar otitis en un futuro ya que la causa puede ser una diferente.

Finalmente, si la otitis le producía un dolor crónico a tu mascota es posible que junto con las gotas el veterinario le recete un analgésico para calmar el dolor. Luego deberán visitarlo nuevamente (cuando el profesional lo indique) para controlar el avance de la infección y determinar si se requerirá una intervención quirúrgica (en caso de que se haya visto dañado físicamente el canal auditivo).

Previene y controla la aparición de otitis en tu perro con nuestros profesionales de Tarso

Para prevenir y controlar la aparición de otitis en los oídos de tu perro debes evitar insertar objetos dentro de ellos y resguardarlo de la humedad. Si deseas higienizar sus oídos puedes consultar a nuestro equipo de Hospital de Día Veterinario Tarso para que te indique la forma correcta de realizar este procedimiento mientras realiza un control de la salud de tu mascota, estaremos encantados de enseñarte todo lo que necesites para cuidar de las orejas de tu perro.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.